Tortilla Metafísica

lunes, diciembre 24, 2007

O tortilla de patatas deconstruida. Molecularizada, descojonada, estratificada y superpuesta. Grotesca, que dice Fernando Sánchez Dragó. En copa, pero sin paja. Resultado de la llamada Cocina Molecular, un rollito gastronomicofilosófico que consiste en dar marcha atrás a los ingredientes por separado, dispuestos en estratos químicamente compatibles y deseables.

Y que no cunda el pánico a pesar de ese nombre tan intrigante. Porque las texturas se hacen diferentes, pero el sabor permanece intacto, dicen los expertos. Mmm. Y usted no notará nada deconstruido, salvo su bolsillo.



Así le gustan las cosas a Ferran Adrià, el cocinero tecnoemocional, uno de los cien personajes más influyentes del mundo mundial según la revista TIME, que le ha hecho compartir el honor junto con ayatollas, políticos, artistas, científicos, diversos cantamañanas de trascendencia transcontinental y hasta una bloguera china.

A pesar de todo, no es tan caro El Bulli, el templo sagrado de la cocina para paladares pijos y excéntricos escondido en los confines curvilíneos de la Cala Montjoi, en Rosas, Gerona. Dicen que no es ni rentable siquiera, que incluso pierde pasta y todo. Dinero que Adrià recupera a base de libros de recetas de ésas que nunca le salen a nadie, conferencias tecnogastronómicas, cursos de tal y cuál, asuntos culinarios colaterales, etcétera.

Y como que te conozca el mundo entero es muy dif
ícil, pues no todo van a ser halagos. También hay mucho mosqueo y no menos cachondeo. Y hasta sesudos comentarios sobre el hambre en el mundo como si de eso Adrià tuviera la culpa. Pero lo cierto es que el hombre se lo curra en cuestión de cocina. Le echa ilusión y creatividad. Y hasta triunfa en Francia, que ya es triunfar.

Cocina molecular, con fines totalmente pacíficos.

10 comentarios:

Chesk dijo...

Por estas fechas, han salido todos los telediarios con nuevas recetas y demás para que innovemos o bajemos el precio de la cesta de la compra. Ya que el conejo no triunfa, algo extrafalario tal vez sí...

Pero qué quieres que te diga, prefiero la tortilla de toda la vida, la que te hacía la abuela cuando volvías de colegio, que cualquier innovación de última hora.

Una que sigue chapada a la antigua. :)

Un besote!

cruzcampo dijo...

Que miedo dan siempre las cosas nuevas y desconocidas.
Yo no iria a El Bulli por muchas razones, pero cierto es que las cosas hay que probarlas para juzgarlas, Adria se queja de que los que le critican no lo han probado, y tiene razon.


A ver cuando pruebo esa tortilla que te sale tan buena.
:)

Chesk dijo...

Bueno, también dicen que montar en montaña rusa es muy divertido...pero yo por si acaso me evito la experiencia.

Sobre lo de la tortilla, ya sabes, cuando quieras. :)

Carmen dijo...

A mi me da un asco horroroso la tortilla que se le sale el huevo crudo cuando la pinchas. Para que una tortilla esté buena, buena, debe estar bien montadita, no seca, no, jugosa y con la patata integrada con el huevo. Conseguir eso es todo un arte y no todo el mundo lo domina.
La tortilla ésa desestructurada o como se llame, me parece llanamente un huevo crudo con tropezones, así que no creo que la pruebe en la vida, que en la cocina, como en la vida, importa mucho la apariencia mal que nos pese.

Un abrazo

cruzcampo dijo...

Ah Carmen, yo domino el arte ese! :)



Debe de ser gelificada o algo esta de Adria.
A mi como me parece una birra, pues no me asquea, yo si me fiaria, si la probaria.
De hecho me fio totalmente de este cocinero, lo que hace, salvando el debate del precio y la excentricidad, estara bueno, en general,
y si dice que el pescado es de no se donde, o el aceite es de primera presion y de tal sitio , y la pimienta de las frambuesas esas es de casa pichi, es que lo es.
No lo dudo.
Cheers

batanero dijo...

Yo que soy curioso si que le metería el diente a esa tortilla a pesar de no saber si hacen falta siquiera.

Y no es por presumir, pero contruyo unas tortillas con chorizo o de pimientos morrones que no se las salta ni un bulli.

Saludos!

cruzcampo dijo...

Asi me gusta, valiente Batanero.
Saludos y bienvenido!

Isle dijo...

Yo mas bien me uno a Chesk, me quedo con la receta tradicional. Ademas reconozco con la comida, soy algo tikismikis.

El Instigador dijo...

Me siento cómodo en tu sitio, y además me gusta mucho. El Bulli es un templo sagrado de la gastronomía de lo inverosímil. Reconozco los méritos de Adriá, al que sigo desde hace años, pero su cocina de ciencia ficción se ha convertido en un fenómeno que sale de los fogones y asalta televisiones, congresos y espectáculos de variedades. Solo un necio puede considerar a un cocinero entre los 100 más influyentes personajes del mundo. A fin de cuentas, es como los políticos, un gran relaciones públicas que sabe vender su producto. Fama y dinero. Yo no comería jamás en un sitio en el que hay que reservar con muchos meses de antelación, aunque fuera el único restaurante del mundo.

Saludos.

PD. A mí, la tortilla deconstruída me da bastante grima. Yo la deconstruyo mejor al darla la vuelta.

cruzcampo dijo...

Figurate, yo no iria ni al medico teniendo una linea de meses a esperar, como para ir a comer. Eso si, dentro de mis costumbres, si me dan a probar algo de Adria, lo probaria. Pimientos de piquillo con platano o aceitunas caramelizadas, uuf.
Gracias, Instigador, la verdad es que este blog tiene algo que me hace sentir bien, no es un blog muy visitado, pero a los que vienen y comentan siempre es un placer leerlos.