473 aniversario de la Infantería de Marina Española

viernes, febrero 26, 2010

Hoy se conmemora el 473 aniversario de la Infantería de Marina española, la más antigua del mundo.
Mediante el Real Decreto de 1537, la Secretaría de Guerra de Felipe II vinculó permanentemente a la Real Armada algunos Tercios de Infantería Española.
Queda pues acreditado suficientemente, que España fue la primera en crear una “Infantería de Marina", un hecho que constituye "un legítimo orgullo nacional", según una nota de prensa sobre esta conmemoración.

Es harto difícil resumir la historia de este cuerpo militar, pero algunos nombres de quienes sirvieron a la Infantería de Marina como soldados, ya son suficiente carta de presentación, y un autentico extracto de nuestro pasado e historia.
Del siglo XVI al XXI sirvieron hombres como Miguel de Cervantes, soldado de marina en Lepanto y las Terceras; Pablo Murillo, soldado en Tolón, San Vicente y Trafalgar; Martín Álvarez, Albacete Fuster, Rama y Cancela...

Las primeras unidades recibieron el nombre de “Tercios del mar o de Galeras”. Su misión era defender las costas españolas en la península itálica de los saqueos turcos.
La denominación “Tercio” data del tiempo de los Reyes Católicos, siendo los primeros los de Nápoles, Sicilia y Lombardía, a los que se unió posteriormente el de Milán. Estos eran conocidos como Tercios antiguos, grandes o viejos y a ellos les sucedieron los “Tercios nuevos” o simplemente “Tercios”.
De 1565 en adelante los “Tercios” adoptaron el nombre con el que se conocía al maestre de campo que los mandaba, hasta que en 1707 se dispone por Real Orden que las unidades adopten nombres fijos independientemente de quien esté a su mando.
Actualmente nuestros infantes de marina pertenecen al “Tercio de Armada”, y tienen dependencia directa de la Comandancia General de Infantería de Marina en Madrid.
Durante los casi cinco siglos de historia, la Infantería de Marina ha seguido una trayectoria perfectamente diferenciada en cinco épocas.

PRIMERA EPOCA 1537-1717

Creada la Infantería de Armada por Carlos I en 1537, al asignar de forma permanente a las Escuadras de Galeras del Mediterráneo las Compañías Viejas del Mar de Nápoles, es sin embargo Felipe II el que crea el concepto actual de Fuerza de Desembarco.
Esto era la proyección del Poder Naval sobre la costa por medio de fuerzas que partiendo de las naves, fueran capaces de asaltarla sin menoscabo de la capacidad de combate.

A la época pertenecen los legendarios y famosos Tercios de:
-Tercio Nuevo de la Mar de Nápoles.
-Tercio de la Armada del Mar Océano.
-Tercio de Galeras de Sicilia.
-Tercio Viejo del Mar Océano y de Infantería Napolitana.

De éstos Tercios, el primero es el "alma mater" de la Infantería de Marina, llevando en su escudo dos anclas cruzadas que fueron el emblema del Cuerpo hasta 1931.
Hacia 1704, los Tercios se convierten en los Regimientos de Bajeles, Armada, Mar de Nápoles, y de Marina de Sicilia, parte de los cuales pasa al Ejército de Tierra y el resto sigue en la Armada, constituyendo el Cuerpo de Batallones de Marina.

Durante ésta época se efectuaron, entre otras, las siguientes acciones:
-Expedición a Argel. 1541
-Batalla Naval de Lepanto. 1571
-Expedición a Túnez. 1573
-Conquista de las Terceras y Azores. 1582
-Expedición a Inglaterra. 1599
-Expedición a San Salvador (Brasil). 1625


SEGUNDA EPOCA

Organizado en 1717 el Cuerpo de Batallones de Marina, llegó a tener hasta doce de ellos, siendo los primeros en constituirse los denominados: Armada, Bajeles, Marina, Océano, Mediterráneo y Barlovento. Su misión se centró en la "Guarnición de los Buques" en los que predominaba el fuego de fusilería durante los abordajes, además de formar parte de las dotaciones de la artillería y de las "Columnas de Desembarco".

Algunas de las acciones en las que participó fueron:
-Conquista de Cerdeña, 1717
-Conquista de Nápoles y Sicilia, 1732
-Expedición a Pensacola (Florida), 1770
-Defensa de la Habana, 1762
-Expedición a Argel, 1775
-Desembarco en Tolón, 1793
-Defensa de Ferrol, 1800
-Reconquista de Buenos Aires, 1806

TERCERA EPOCA

Las necesidades de las guerras carlistas cantonales y ultramarinas dan a la Infantería de Marina un carácter de fuerza expedicionaria, casi permanente.
Campañas de Cochinchina (1858), Méjico (1862), Santo Domingo (1804) Cuba y Filipinas (1898), Africa (1911) son escenarios de los Batallones Expedicionarios, alguno de los cuales llegó a pasar diez años en ultramar.
Los acontecimientos del Norte de África, en las primeras décadas del presente siglo, reclaman la intervención de las unidades de la Infantería de Marina que se distinguen en numerosas acciones: Desembarco y ocupación de Tánger (1901), desembarco en Larache (1911), combates de Bu-Maiza, T`Zaletza, el Fondak, Kudia Rapta y el desfiladero de Afarmun... En 1925 tiene lugar el desembarco de Alhucemas, brillante acción de los ejércitos nacionales en que un Batallón expedicionario del Cuerpo toma parte, en vanguardia de la columna del General Fernández Pérez.

CUARTA EPOCA

Al finalizar la I Guerra Mundial y como consecuencia del fracaso en Gallipoli, se abandona por parte de casi todas la Potencias la Táctica del Asalto Anfibio. Todas las Infanterías de Marina del Mundo entran en crisis, y la Española no fue una excepción (a pesar de haberse efectuado con gran éxito el asalto anfibio de Alhucemas, 1925, donde se hace uso por primera vez del apoyo aéreo a las tropas de tierra por medio de aviones basados en tierra y en buques).
Además, por el carácter expedicionario que en los últimos 100 años había sostenido, es tildada de "fuerza colonialista" y se declara a extinguir por el gobierno de la II República en 1931.
Finalizada la Guerra Civil Española, se revoca el decreto de extinción, volviéndose a aumentar sus efectivos.

QUINTA EPOCA

En 1957, con la creación del Grupo Especial Anfibio, la Infantería de Marina recupera de nuevo su carácter de Fuerza de Desembarco como misión principal, justo a tiempo para en 1958 durante las Operaciones en Ifni y Sáhara establecer la Primera Cabeza de Playa en la Zona de Operaciones, mereciendo la distinción del Alto Jefe del Gobierno General de aquella época.
En 1969 se recupera la tradición con el nombre de TERCIO DE ARMADA.

En 1969, tropas de Infantería de Marina desembarcan en Guinea Ecuatorial para proteger la evacuación de súbditos españoles residentes en la antigua provincia africana.
En 1975, unidades de IM pertenecientes al TEAR embarcan en Buques del GRUPO DELTA para desembarcar en el Sahara Occidental, pero la evolución de los acontecimientos hace innecesaria su intervención.

Como acciones más destacadas en los últimos años, señalar su participación en la antigua Yugoslavia, apoyo táctico en la toma de la Isla del Perejil, presencia en Albania durante la intervención internacional en dicho país, y también la frontera Serbobosnia con Macedonia.

Esta es la historia de la Infantería de Marina española, y la nuestra también.
¡¡VIVA ESPAÑA!!

2 comentarios:

Chess dijo...

:)

Siempre he pensado que lo tuyo era ser militar, Isle...

快樂結局 dijo...

Good mind, good find...................................................