Nuestra primera gran deserción

sábado, junio 18, 2005

Los marroquíes han sido siempre nuestros enemigos tradicionales y seguirán siéndolo.

En 1974, el Sahara bajo protectorado español, era escenario de constantes y planificados ataques terroristas marroquíes. La política imperialista de Marruecos, había fijado su punto de mira definitivamente sobre la colonia española.
El 8 de julio de ese mismo, año Hassan II pronunciaba un discurso en el que instaba a España a entregar el Sahara ya que, de lo contrario procedería a la movilización general para recuperar los territorios usurpados.
Quedaba así en papel mojado, el acuerdo firmado el 28 de Mayo de 19767 entre España y Marruecos. Por el cual el sultán de Marruecos, reconocía que sus dominios no llegaban hasta el Sahara y que la costa de Santa Cruz de Mar Pequeña no era de su jurisdicción.

Así pues, el los años sucesivos, se irían desencadenando diversos acontecimientos que acabarían con la retirada española del Sahara.
El 30 de octubre de 1975, soldados marroquíes invadieron el norte del Sahara.
El 3 de noviembre en una estrategia dirigida por el propio Hassan II, trescientos cincuenta mil hombres participaban en la marcha verde, a los que se sumarian otros cien mil marroquíes el 7 de Noviembre. Hassan II incluso habíacalculado las bajas necesarias, para que la opinión pública internacional se posicionase a su favor. Para ese objetivo, podía sacrificar a 30.000 de sus propios súbditos.

A finales de octubre de 1975, las tropas españolas recibieron órdenes de retirarse de los puestos avanzados en el interior del Sahara, para dejar paso a las fuerzas marroquíes.
En su avance las tropas marroquíes del coronel Dlimi, perpetraron un autentico genocidio contra el pueblo Saharaui. Masacraron literalmente con NAPALM y fósforo blanco, a unos cuarenta mil civiles, mayoritariamente niños, mujeres y ancianos. No faltaron los saqueos, violaciones, torturas y ejecuciones sumarísimas.

La comunidad internacional, hizo oídos sordos y miraron hacia otro lado, seguramente porque la agresión provenía de un país dictatorial y tercermundista. Marruecos estaba respaldado por diversos países dictatoriales de la zona, asícomo por diversos grupos de presión occidentales. Entre tanta indecencia, los únicos gestos de dignidad y vergüenza ajena, provinieron del ejército español.



Obligados a cumplir las ordenes del alto mando (muy a su pesar), de no intervención contra los agresores marroquíes. Los mandos del ejército español se negarían a dar la mano a los oficiales marroquíes, que ocupaban los puestos militares abandonados por nuestro ejército. Además muchos militares españoles, proporcionaron a los saharauis los medios necesarios para que pudiesen resistir al invasor, incluso algunos miembros del ejércitodesertaron para unirse a la lucha contra Marruecos.

El 28 de Febrero de 1976, se arriaba la última bandera española en el Sahara. España no cumplía así con su obligación de potencia administradora y abandonaba a su suerte a las gentes que tenia bajo su protección en el Sahara.

Desgraciadamente una vez más, nuestro país no estuvo a la altura de los acontecimientos. En la actualidad, no solo continuamos de espaldas al problema, sino que el gobierno socialista de Zapatero, nos ha convertido nuevamente en cómplices del genocidio que todavía perpetra Marruecos contra los saharauis.

4 comentarios:

cruzcampo dijo...

Es una tristeza recordar la Historia muchas veces, pero también es una necesidad. Si un país no sabe gestionar sus propias relaciones internacionales, difícilmente va a conseguir algo positivo con las ajenas. El gobierno de Marruecos ya se lo ha dejado claro a España.
Gracias Isle.

Rabbateur dijo...

Marruecos por boca de su Rey (?) ha dejado muchas cosas claras a España; ya le advirtió a Piqué cuando era Ministro de AA.EE., que llevando la política que llevaba su Gobierno, se estaba jugando atentados terroristas. Aquel mismo día, hubiese hecho que derrocasen a semejante bastardo.
Lo siento, pero hablar de los Cherifes del Tafilete es que es superior a mí; los Alahuíes son de las gentes más ricas del Mundo... y sus pobres súbditos para poder comer, han de emigrar de ese "Reino". Las enfermedades de Marruecos se llaman Monarquía y (mal que le pese a quien le pese) Islamismo.
Saludos liberales.

Stuka dijo...

Es un episodio triste y vergonzoso de nuestra historia que no debería ser olvidado jamás, pero por desgracia como bien dices Zapatero no sólo está de espaldas al problema, sinó que apoya a la traicionera monarquía marroquí.

Anónimo dijo...

Cada día que pasa se agrava la situación de l@s pres@s polític@s saharauis. Os proponemos este envío de correo máximo Rodríguez Zapatero:
Enviar diariamente a: jlrzapatero@presidencia.gob.es

portal.Presidencia@mpr.es

gabinete@presidencia.gob.es

Nota: tenéis que actualizar diariamente fecha de envío y días en huelga de hambre.

PÁSALO!
-------------
TEXTO DEL CORREO:
23 de septiembre de 2005,
Denunciamos que la política del Gobierno que usted dirige está avalando la actual represión marroquí en el Sahara Occidental y le hacemos responsable del probable desenlace fatal que esta actitud pueda tener:

PRESAS Y PRESOS POLITICOS SAHARAUIS

46
DIAS EN HUELGA DE HAMBRE